Create an Account

Carrito

Close

No products in the cart.

No te dejes engañar. ¡Entérate sobre la diferencia entre el jamón ibérico y serrano!

By
20 de noviembre de 2020

El jamón ibérico es una pieza única y autóctona de España, siendo considerada parte fundamental de varias preparaciones. En ocasiones, es normal confundirse con el jamón serrano debido a ciertas similitudes. Sin embargo, no dejes que te engañen con frecuencia y aprende de una vez por todas, la diferencia entre el jamón ibérico y serrano.

Una vez aprendas a identificarlos, sabrás escoger con claridad el mejor jamón loncheado al vacío de tu preferencia. Claro, no es un crimen ser partidario del jamón serrano, pero no tiene sentido desperdiciar el exquisito jamón ibérico siendo español.

¿Cuál es la máxima diferencia entre el jamón ibérico y serrano? ¡Descubre todos los detalles!

Con respecto a este punto, todos los tipos de jamón ibérico se derivan directamente del cerdo ibérico. Una especie porcina que se cría y desarrolla de manera autóctona en el territorio español a gran escala.

En líneas generales, este tipo de ganadería se lleva a cabo en dehesa, campos o cebaderos, utilizando distintos métodos. La mayoría de las dietas de estos porcinos, se basan en cereales, legumbres, hierbas o bellotas, cumpliendo con sus requerimientos.

Por su parte, el jamón serrano, se deriva especialmente del cerdo de sierra o clima frío. Es una especie que, aunque se pueda dar en España, no es propia ni típica de su gastronomía. Sin embargo, esta no es la única diferencia entre el jamón ibérico y serrano que puede palparse.

¿Cómo se subdividen?

Del lado del jamón serrano, su división y tipos, se basa principalmente en el tiempo que lleva curar una pieza de jamón. Entre ellos, se encuentra el jamón de bodega, el jamón de reserva y el jamón de gran reserva. Cada uno de ellos experimenta un período de curación de 9, 12 y 15 meses respectivamente.

En contraparte, los tipos de jamón ibérico, se dividen principalmente de acuerdo a su raza y la alimentación que reciben. En ese sentido, utilizan una etiqueta blanca, verde, roja o negra, dependiendo del caso.

Aquellos que se representen con la etiqueta negra, son la raza más pura en jamón ibérico. Asimismo, la etiqueta roja simboliza un producto no 100% puro; la blanca, un producto puro desarrollado en cebo. Por último, la verde, habla de un producto puro criado en el campo y de procesamiento extenso.

El aspecto de su carne

Otra diferencia entre el jamón ibérico y el serrano, es la manera en cómo se observan sus hebras carnosas. Por un lado, el jamón serrano posee un aspecto blanquecino o rosáceo claro, identificable hasta a la hora de comprar jamón online. A su vez, es un producto más salado y menos graso en comparación al jamón ibérico.

En el reverso de la moneda, el jamón ibérico posee tonalidades más rojizas e incluso, hasta anaranjadas. Claramente, la diferencia entre el jamón ibérico y serrano con respecto al calor, se establece por un mayor contenido de grasa. Sin embargo, el jamón ibérico es de mejor contenido proteico y con un sabor más balanceado.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Back to Top