¿Qué es el jamón loncheado al vacío?

En alguna ocasión, habrás escuchado o leído que el jamón ibérico loncheado cortado a cuchillo, es envasado o empaquetado al vacío. Probablemente, si no estás familiarizado con la terminología te resulte algo extraño.

La realidad es que, la respuesta siempre ha estado frente a tus ojos en cualquier supermercado donde compres jamón ibérico. Así es, alguna vez has comprado jamón cortado envasado al vacío y ni siquiera reparaste en ello.

El proceso de envasado al vacío, no es más que aquel en donde los alimentos, como los cortes de carne, son envasados en plástico especial. Luego, mediante un proceso de extracción, eliminan la mayor cantidad de aire posible entre la envoltura y la superficie de la carne.

Como consecuencia, se extiende el período de caducidad para alimentos de este tipo. Esto es posible, porque se inhibe la humedad y la proliferación de ciertas bacterias que contribuyen a una rápida descomposición.

Debido a esto, el jamón loncheado es muy común encontrarlo empaquetado de esa manera en las cadenas alimenticias que lo comercializan. En ese sentido, muy probablemente has comprado esta presentación y ni siquiera conocías nada acerca de su trasfondo. Afortunadamente, ahora la tendencia ha cambiado

 

Descubre el arte de cómo cortar jamón ibérico

 

Para ser un experto en el arte destinada al hecho del jamón ibérico cortado a cuchillo, se requiere concentración. Además, se requerirán de una serie de
instrumentos importantes, siendo el más esencial, la jamonera. A su vez, se precisará de cuchillos jamoneros para cortes limpios, cuchillos de sierra en caso de hueso y descortezadores.

Cada pieza de jamón ibérico sin procesar, es vendida al completo, pesando entre 7 a 8 kilogramos de media. La pierna de jamón se coloca sobre el jamonero, de manera que la pezuña se soporte en la plataforma del mismo y viendo hacia arriba.

Como consecuencia, la maza, es decir, la parte más jugosa, estará de frente al cortador para ser abordada. El primer paso del proceso de cómo cortar un jamón ibérico, es utilizar el descortezador para eliminar la grasa adyacente.

Imagina que estás “pelando” una patata o alguna naranja, pero esta vez, debes hacerlo de manera uniforme. Comienza desde la parte más delgada, es decir, desde el hueso hacia arriba, pasando por la maza. Repite el mismo movimiento hasta que la carne se torne menos grasa y más curada.

Cumplido ese paso, puedes utilizar una pinta especial para sujetar una sección del jamón. Levántala un poco y, mediante el cuchillo jamonero, realiza un corte desde abajo hacia arriba, según la longitud que creas conveniente. De esa manera, el jamón ibérico loncheado cortado a cuchillo, se verá espléndido.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Carrito de compra
Abrir chat